Planes para celebrar Halloween en torno a una copa de vino

Halloween con vino

 

¿Sabías que las historias de terror más conocidas como Frankenstein o Drácula surgieron en torno a una mesa durante una cena de escritores? Y es que una copa de vino siempre es el acompañante ideal en una reunión entre amigos: invita a la tertulia, abriga y suelta las lenguas, posibilitando que los convidados den rienda suelta a su imaginación.

La noche de Halloween es una de ésas contadas al año en la que quieres conseguir algo especial, y no puedes tener una noche especial si no cuentas con un buen vino. Además, como el frío ya comienza a hacer presencia, no hay nada mejor que elegir un buen vino tinto de larga estancia en barrica. ¿Puede haber una forma mejor de disfrutar de una mágica y terrorífica atmósfera?

Continuar leyendo »

Los colores del vino: ¿qué nos quieren contar?

colores del vino

Cada vino posee un cuerpo, un aroma y un color que le dan una personalidad única. Todas las características de un vino nos hablan de él. Dentro de todas ellas, la tonalidad es una de los matices que más información aporta.

Los colores del vino nos cuentan un origen, un proceso de elaboración, una edad, un sabor… Nos hablan, incluso, del maridaje idóneo para vinos tintos, blancos, rosados o para dulces y semidulces.

Continuar leyendo »

4 películas en las que el vino es un protagonista más

pelis-4

Una copa de vino y una buena película. ¿Puede haber algo mejor? Sí. Una película donde el vino sea protagonista. Dos placeres en uno que pueden ser un perfecto plan para disfrutar con amigos o en pareja. Y para nuestro disfrute, el séptimo arte ha dado buena muestra de ello. Con infinidad de cintas donde el vino es uno más. Desde Enboca Vinos queremos hacer un repaso de algunas de estas películas con protagonistas tan ilustres como Jack Nicholson o Meg Ryan. Algunas te sonarán más. Otras, menos. Pero en todas ellas se huele y se siente el aroma del vino en cada escena. En un viñedo o en un pueblo ocupado por los alemanes durante la Segunda Guerra Mundial. O incluso como catalizador del robo de un collar. Solo nos queda ponernos cómodos. Y decir aquello de: luces, cámara y… ¡salud!

Continuar leyendo »