Cómo conservar una botella de vino una vez abierta

botella vino abierta

Muchas veces nos encontramos con el problema de que nos apetece una copa de vino y no la tomamos porque, al tener la certeza de que no se va a terminar, nos da miedo que se estropee el contenido restante. No tiene sentido abrir un vino sólo cuando tenemos invitados y privarnos de un momento de deleite cuando estamos solos. Por eso es importante saber cómo conservar una botella de vino una vez abierta.

Todos sabemos que el vino tiene la capacidad de mejorar con el tiempo y su capacidad de guarda durante períodos de tiempo largos, pero eso ocurre si está cerrado, una vez que se abre, el tema cambia, comienza a deteriorarse por su exposición al oxigeno.

Como catadores que somos, una buena cantidad de oxigeno es buena para el vino, ya sea tinto o blanco, incluso ese poco de oxigeno ayuda a desarrollar el sabor, los aromas, reduce la acidez y hace que el vino evolucione en la copa. Pero grandes cantidades de oxigeno como pasa cuando el vino está abierto durante varios días, hacen que el sabor se deteriore.

La oxigenación y la temperatura son dos enemigos del vino que perjudican en la conservación del mismo, aunque es cierto que el proceso de descomposición afecta de una manera más lenta a los vinos tintos que a los blancos, rosados o cavas, por lo que te recomendamos que elijas la primera variedad si tienes claro que no vas a consumir la botella de una sola sentada.

Existen trucos en la conservación del vino que hacen tener bajo control los dos factores que afectan al estado de nuestro vino, la oxigenación y la temperatura. En este post te vamos a dar unos tips sobre cómo conservar una botella de vino una vez abierta para no preocuparte por si se estropea el vino y así podrás abrir una botella sin miedo a no terminarla.

  • Como cualquier compuesto orgánico, el vino dura más tiempo cuando es sometido a bajas temperaturas. Para que te dure más de una semana es recomendable refrigerarlo, sobre todo si no se trata de un tinto. Para controlar la temperatura guardaremos el vino abierto en el frigorífico y en posición vertical, para evitar las posibles fugas. Además, de este modo también lo protegemos de la luz.
  • Aun estando bien conservado el vino tienes que tener en cuenta que al volverlo a consumir algunos aromas y sabores no serán exactos aunque el vino no esté “picado”. Es importante que la próxima vez que se consuma recordar sacar el vino del frigorífico entre 2 y 3 horas antes de consumirlo. Refrigerar el vino puede hacer que pierda cualidades, pero será mucho mejor que si está abierto a tempera ambiente. También podemos guardarlo a temperatura ambiente en una zona seca y fresca de la casa, teniendo cuidado q1ue la temperatura ambiente no supere los 22ºC.
  • Hay que taparlo con su propio corcho, si este está dañado, utiliza un tapón especial para vino asegurándote de que esté bien cerrado y que no entra aire. Este tipo de tapones son muy corrientes y los puedes encontrar en establecimientos y tiendas especializadas.
  • No la guardes nunca en el frigorífico en posición horizontal, eso se queda para su reposo en cerrado. Hay que tener en cuenta que tumbada se aumenta la superficie de contacto del vino con el aire. Siempre en posición vertical y moverlo lo menos posible.
  • Otra manera de que el oxigeno haga menor mella en el vino es cambiar lo que sobre del mismo a una botella más pequeña, tapándola bien y procurando que quede el menor espacio posible entre el vino y el tapón.
  • Para reducir el impacto que provoca el contacto del oxígeno con el vino, hay herramientas especializadas, podemos colocar un tapón especial con bomba de vacío que extraerá el aire de la botella o un extractor de gas inerte. Cuando queramos volver a disfrutarlo, lo único que tendremos que hacer es abrir ese tapón. Hay que tener en cuenta que en el caso de los vinos espumosos al contener gas, la situación es más compleja. Puedes encontrar estas herramientas en Internet o en tiendas especializadas.
  • Consume el vino cuanto antes, no esperes que un vino abierto dure semanas o meses con las mismas cualidades, todos los puntos anteriores nos ayudarán a conservarlo con sus propiedades de tres a cinco días a partir de su apertura, no más.
  • El fin último, en el caso que se nos hayan pasado estos días de conservación, probemos el vino y veamos que se ha oxidado, que ha perdido su carácter, una buena opción es usarlo para cocinar, el estofado o las salsas siempre saldrán exquisitas con un vino bueno.

¿Cuánto duran los vinos abiertos?

Tintos con cuerpo, de 1 a 5 días. Algunos tintos de buen cuerpo incluso pueden mejorar después de haber sido abiertos durante uno o dos días, sobre todo cuando son jóvenes y tánicos.

Tintos de cuerpo ligero, de 1 a 3 días. Al igual que los blancos y rosados, estos vinos se construyen alrededor de la frescura de la fruta y esta se desvanece rápidamente.

Vinos rosados, de 1 a 3 días. Lo que hemos dicho, la esencia de la fruta fresca desaparece enseguida.

Vinos blancos, de 1 a 4 días. Una de sus características es ese sabor afrutado que se desvanece una vez abierto. Hay blancos más elaborados que tienen un tiempo en barrica de roble, estos tienden a durar más que los vinos de cuerpo ligero.

Vinos espumosos, no más de 24 a 36 horas, es importante invertir en un buen tapón para espumantes, la cucharilla introducida en la botella de cava para evitar la pérdida de carbónico, no funciona.

Dulces, semidulces, vinos de postre, vendimia tardía, de 7 a 14 días o más. Su alto contenido de alcohol y azucares actúan como un conservante y les permite soportar el oxigeno mejor que los vinos secos.

Sigue estos consejos sobre cómo conservar una botella de vino una vez abierta y disfrutarás de ella más tiempo.




5 comentarios sobre “Cómo conservar una botella de vino una vez abierta

  1. Que se debe hacer co en Oporto?, cuanto se puede guardar despues de abierto?, como conservarlo?,

    Muy buen articulo, gracias

    • Rubén, depende del tipo de Porto que sea. Después de abierta la botella, su conservación dependerá de la categoría de vino de Oporto y del lugar donde se guarde. Precisamente la durabilidad es una característica de estos vinos. Los tiempos sugeridos son orientativos, por lo que no se pretende afirmar que el vino se deteriora completamente, sino que se va produciendo una lenta evolución que origina la pérdida de las características sensoriales originales.

      Vintage: 1 a 2 días
      LBV: 4 a 5 días
      Crusted: 4 a 5 días
      Ruby / Ruby Reserva: 8 a 10 días
      Tawny / Tawny Reserva: 3 a 4 semanas
      Tawny con indicación de envejecimiento (10/20/30/40): Entre 1 a 4 meses (los más jóvenes menos tiempo, los más añejos más tiempo)
      Blancos con indicación de envejecimiento (10/20/30/40): Entre 1 a 4 meses (los más jóvenes menos tiempo, los más añejos más tiempo)
      Fecha de cosecha: Entre 1 a 4 meses (los más jóvenes menos tiempo, los más añejos más tiempo)
      Blancos “standard” dependiendo del estilo: Moderno (frescos y afrutados): 8/10 días; Tradicionales (estilo oxidativo): 15/20 días

      Mientras lo consumes, mantenlo bien cerrado y en un lugar fresco sin luz.

      Esperamos haberte ayudado. Un saludo
      El equipo de EnBoca Vinos.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>