Cómo guardar un buen vino

vino

Son muchos a los que les gusta hacerse con una pequeña selección de buenos vinos en casa o desean guardar algunas botellas para ocasiones especiales. Sin embargo, para conservar un buen vino debemos tener en cuenta una serie de requisitos con el fin de que su maduración sea lo más óptima posible.

Lo primero que debes tener en cuenta es que no es aconsejable hacerlo en la misma cocina y mucho menos en la nevera. Debes guardarlo en algún lugar fresco y oscuro donde colocar las botellas de forma horizontal.

Por eso, si eres un gran amante del vino, quieres empezar tu colección o deseas guardar una botella en particular pero no eres un experto en su conservación ¡no te preocupes! A continuación te damos unos consejos a tener en cuenta a la hora de reservar un buen vino en tu bodega:

  • La temperatura: Lo primero es elegir una temperatura que sea constante durante todo el año. Debes saber que un entorno de menos de 11 grados frena la evolución del vino mientras que más de 18 acelera su maduración y daña su sabor. Lo aconsejable es elegir un punto intermedio.
  • La humedad: Mucha humedad fomenta la propagación de hongos mientras que un ambiente muy seco puede afectar al corcho y evaporar el vino.
  • La luz: Aunque no te lo creas, la exposición de un vino a la luz durante un largo periodo de tiempo puede afectar a su sabor. Por eso todas las bodegas tradicionales que seguramente conozcas suelen estar bajo tierra o cerradas sin ventanas para que el sol no incida en las botellas. Incluso aunque muchas de éstas tengan una capa que protege de los rayos ultravioleta, no los evitan al cien por cien
  • La ventilación: Si bien el vino debe estar en un lugar cerrado, éste debe tener una buena ventilación que evite el desarrollo de hongos o aromas a encierro o de productos químicos y de limpieza.
  • Los estantes: Se recomienda colocar las botellas en soportes de madera o piedra, nunca de metal.
  • La posición de la botella: Ésta debe estar tumbada para que el corcho se mantenga húmedo y no se seque. Colócala ligeramente inclinada para que los sedimentos se posen lejos de la boca de la botella y haz que se mantenga quieta, evitando que se mueva o vibre. Colócala con la etiqueta hacia arriba para poder leerla correctamente cuando estés buscando un vino en concreto y no tener que moverla. Una semana antes de descorcharla, pon la botella en vertical para que dichos sedimentos se terminen de posar en el fondo. También ten en cuenta que cuanto mayor sea el tamaño de la botella, más tardía será su maduración.
  • El corcho: Su tamaño también influye. Cuanto más pequeño sea el corcho, antes conviene abrir la botella.

Lo mejor es que el propio paladar compruebe los resultados. Te aconsejamos comprar dos o tres botellas de un mismo vino, guardarlas siguiendo los puntos anteriores e ir abriéndolas progresivamente cada cierto tiempo para ir testando las diferencias.

¡Anímate y hazte con la mejor colección de vinos!




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>