La mejor madera noble para conservar el vino en barrica

barrica-de-vino

De entre todos los tipos de madera que se utilizan para fabricar barricas, hay una que sobresale sobre el resto: el roble. Según los expertos, es la más inocua y respetuosa con el vino. La más noble. Hay que tener en cuenta que conservar el vino en barrica implica la alteración de su color, su olor y su sabor. Y es lo que le da su clasificación. Los Crianza permanecen unos 24 meses en reposo y seis de ellos en barrica. Mientras que los Reserva están 36 meses de los que 12 transcurren en un tonel de roble. Y los Gran Reserva, 60 y 24 mezclándose con la madera. Así es conveniente ir sobre seguro. 

Cada barrica tiene una capacidad, aproximada, de 220 litros. Imagina si es vieja y mohosa, la sensación que se experimentará. Hay otras maderas como el pino, el castaño, el abeto o el fresno. Pero el roble es, sin duda, el mejor material para su crianza. Lo reconocerás por ese sabor como a vainilla o café, entre otros. Aunque aquí también hay diferencias. No todos los robles son iguales. Y no todas las maderas de roble sirven. Se usan principalmente dos. Te lo contamos para que amplíes tu cultura del vino.

Roble americano

O Quercus alba. Destaca porque su madera es muy dura y se aprovecha prácticamente toda: salen unas diez barricas por cada metro cúbico. Lo que hace que sean más económicas. Las barricas de roble americano tienen un precio, más o menos, de 250 euros. Y posee, además, una cualidad especial: los poros de este tipo de madera noble tienen un tamaño ideal para que las propiedades de la madera se mezclen con el vino más rápido. Aporta menos taninos, pero a cambio le da una mayor variedad de aromas como coco o café. Y reduce su dureza de forma más rápida. En España, los toneleros trabajan principalmente con el roble americano. Se puede encontrar de forma abundante en Missouri, Kentucky, Virginia o los Montes Apalaches, por ejemplo.

Roble francés

O Quercus Petraea. Al contrario que su homólogo americano, este tipo de roble es más blando y se desperdicia más madera. Por cada metro cúbico salen alrededor de seis barricas. Lo cual hace que sean más caras: en torno a 600 euros. Su poro es más fino y las cualidades de esta madera noble se transmiten de forma más lenta y equilibrada. Esto hace que sea utilizado para vinos más elegantes y de mejor crianza. El aroma que transmite suele ser similar a la vainilla o la miel. El roble francés procede de diferentes zonas como los bosques de Nevers, Allier o Tronçais.

¿Y el roble español?

Aunque existe su uso es más bien escaso. En el norte y el este de la península predomina el roble Quercus robur y el Quercus petraea, que ofrece un aroma similar al roble francés. Mientras que en Castilla y León y el norte de Extremadura sobresale el Quercus pirenaica, con sabores más fuertes y, por lo tanto, similar al roble americano.

Fotografía vía Pinterest

 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>