Los usos del decantador

decantador 3

Los decantadores de vinos, qué bonitas piezas para decorar nuestras mesas de manteles blancos y copas enormes!!!! Las podemos encontrar de todos los tamaños, formas y calidades, pero no debemos de ignorar lo importantes que son para los vinos, pero… ¿Sabemos para qué sirve un decantador?

El uso del decantador de vino o “decanter” tiene fundamentalmente dos objetivos:

  • Separar los elementos líquidos y sólidos contenidos en una botella de vino
  • Acelerar la oxidación del vino para dotarlos de mayor complejidad, descubriendo aromas y sabores.

El vino es un producto vivo que en su crianza y el paso del tiempo produce depósitos, formaciones sólidas compuestas fundamentalmente por taninos y materia colorante que es necesario remover antes de servirlo para poder apreciarlo. Esto contribuye a oscurecer la claridad y brillantez del vino. Tranquilos porque estos posos no son perjudiciales para la salud y no pasa nada por consumirlos, pero provocan una sensación mala en la boca.

En este caso es necesario el decantado de este vino. Se trata de separar los elementos sólidos y dejar el líquido limpio. Para ello es necesario dejar la botella durante unas 24 horas en posición vertical para conseguir que todos los sedimentos se queden en el fondo de la botella. El momento del servicio hay que hacerlo lentamente con un vertido uniforme para evitar que el vino se remueva dentro de la botella y se vuelvan a poner los sólidos en suspensión.

En este sentido, hay que recordar que cuanto más viejo sea el vino más frágil se volverá al contacto con el oxígeno, por lo que recomendamos que el decantado se realice en el mismo momento que se vaya a consumir.

El otro uso que le debemos dar al decantador, es el oxigenado o aireación de los vinos, generalmente jóvenes. Estos generalmente se presentan cerrados, normalmente tienen poca expresión aromática o muestran un exceso de alcohol o taninos muy marcados.

Vemos de nuevo una necesidad de decantar estos vinos, de oxigenarlos consiguiendo que rápidamente modifiquen su primera impresión y mostrarse más expresivos, delicados y menos alcohólicos, consiguiendo un desarrollo que normalmente exigiría años de crianza.

Para oxigenar o airear estos vinos, simplemente voltear la botella dentro del decantador dejando caer el líquido en el contenedor.

¿Sabemos cómo usar el decantador en función del tipo de vino y de su edad? Os facilitamos unas instrucciones.

Decantador para vinos jóvenes

Los grandes vinos tintos jóvenes al estar concebidos para la conservación, necesitan muchos años para desarrollarse y entregar toda su sutileza, elegancia y riqueza. Al verterlo en la jarra y gracias a la oxigenación, se acelera la maduración del vino haciéndolo más desarrollado en pocas horas. El decantador ideal para favorecer el contacto entre el vino y el oxígeno debe tener una forma achatada con base ancha o una forma horizontal, tipo pato.

decantador 2

El tiempo de permanencia de estos vinos en un decantador será de una a cuatro horas antes del servicio según la personalidad del vino (tanto más largo cuanto más joven y tánico sea el vino).

El decantador para vinos tintos maduros

Al ser vinos que han pasado años en la botella, los tintos maduros han alcanzado una complejidad y plenitud que deben llegar intactas al catados. Como hemos comentado antes, esos depósitos que se han generado con el paso del tiempo hay que eliminarlos antes de servirlos, trasvasando el vino delicadamente de la botella al contenedor, para ello, el decantador ideal es aquel que posea un cuello fino y una base bastante estrecha que limitará la oxidación del vino (no lo necesita), al tiempo que permite retener de una manera fácil los posos acumulados de su envejecimiento en la botella.

En estos tipos de vinos la decantación se efectuará justo antes del servicio, teniendo cuidado de evitar los choques térmicos, la botella y decantador tienen que estar a la misma temperatura.

Decantador para vinos blancos

Dada su naturaleza bastante frágil, los vinos blancos deben tratarse con delicadeza. Un ligero removido dentro del decantador afinará su pureza aromática preservando al mismo tiempo su frescor. El decantador ideal debe tener una base pequeña que limitará la superficie de contacto con el aire, también su cuello debe ser estrecho para evitar la disipación de los perfumes y preservar así al vino de una oxigenación excesiva en el momento de verterlo en el decantador.

Estos vinos hay que decantarlos entre 15 minutos y una hora antes de servir. Los vinos prestigiosos y licorosos quedarán más realzados con una o dos horas dentro del decantador.

decantaddor 1

Es muy importante una buena limpieza del decantador después de cada uso, hay que enjuagarlo con agua bien caliente evitando choques térmicos y escurrirlos boca abajo. Hay que tener en cuenta que con el paso del tiempo una fina película de taninos se deposita en las paredes empañándolas. Existen en el mercado accesorios que permiten una limpieza más cómoda de tu decantador.

Como dije al principio de este post, el aporte estético del decantador en nuestras mesas es grande y si lo que buscamos es lucirnos e impresionar a nuestros invitados, tenemos muchas opciones en cuanto a diseños, algunos son toda una obra de arte y con ellos nos aseguramos cumplir nuestro objetivo.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>