¿Qué hace del madreo una técnica especial?

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Con larga tradición a sus espaldas, los vinos de la DO Tierra de León han sido conocidos por el “clarete de aguja”, elaborado a partir de la uva Prieto Picudo, una de las más especiales y únicas de España, a través de la técnica ancestral del madreo. A continuación te contamos qué hace del madreo una técnica especial dentro del mundo enológico y por qué influye en el resultado de los vinos elaborados a partir de ella:

Su tradición y exclusividad

Si el madreo es una técnica poco conocida todavía en España es quizás porque es un método autóctono de la Tierra de León, algo que le hace más especial y genuina. Se cree que, en sus orígenes, se empezó a utilizar para favorecer la fermentación de los rosados. Aunque es todavía utilizada por varios bodegueros su coste superior al habitual, si bien no la ha hecho desaparecer, está frenando su desarrollo o recuperación, unido esto a la falta de criterio común que existe a la hora de llevarla a cabo (porcentaje de madre, temperatura de fermentación, carbónico…).

Su tipo de uva

Ya hemos hablado anteriormente de la uva Prieto Picudo, una variedad de uva tinta propia de la zona de DO Tierra de León de poco rendimiento y poda y vendimia complejas. La Prieto Picudo aporta personalidad a los vinos de esta zona pero además es una uva cuyas cualidades produce el carbónico. Por tanto, como hemos dicho, el madreo se utiliza con la variedad de uva Prieto Picudo.

Su segunda fermentación que mejora la calidad

El madreo consiste en añadir racimos enteros de la madre en el proceso de fermentación comenzando una segunda fermentación lenta que aporta ciertos matices únicos al vino como el aroma, una mayor persistencia en la boca y estabilidad en el tiempo. ¿Cómo se consigue? Las uvas de la madre no se deterioran ni se rompen una vez están en contacto con el mosto pero sí experimentan algunas transformaciones lentas en su interior que liberan los aromas.

El resultado de sus vinos

Los vinos procedentes de la Prieto Picudo son aromáticos, con cierto carácter personal, amables y de color intenso. El madreo además les aporta acidez y la conservación del carbónico desprendido de la fermentación alcohólica y maloláctica, otorgándoles el típico picante del CO2 natural disuelto pero sin llegar a ser espumoso.

Entre estos vinos creados a través del madreo podemos encontrar el Peregrino Rosado 2013 o El Aprendiz Rosado 2013, cuya calidad ha sido reconocida por los Premios Nuevo Vino o la Cepa de España 2013.

Ahora que conoces las virtudes del madreo, ¿a qué esperas para probar alguno de los vinos elaborados con esta técnica tan especial?




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>