Vinoterapia: Otra manera de vivir el vino

6b1b8e643c10fb5f29b87c5101094011

En los últimos años, no solo estamos degustando buenos vinos, es más, el interés en ello cada vez es más creciente, pero de algo que nos despierta tantas sensaciones, necesitamos disfrutarlo de diferentes maneras. Por ello, se está poniendo cada vez más de moda vivir experiencias en torno a ellos. De ahí a que el turismo enológico cada vez tenga más adeptos y enamorados de esas sensaciones.

Esto lo estamos viendo porque cada vez más se está detectando el enoturismo como una actividad de gran potencial no solo a nivel nacional, sino también a nivel internacional. Se elaboran rutas de viajes, rutas gastronómicas y turísticas con el fin de acercar al consumidor a las diferentes denominaciones de origen y que puedan disfrutar de sus diferentes vinos, de esta manera juntamos dos conceptos: el ocio y la cultura del vino.

Las bodegas españolas se están abriendo a estos novedosos conceptos con la intención de atraer a un público muy diverso a vivir experiencias muy variadas: hoteles y catas, restaurantes y visitas a los viñedos. Algunas de las bodegas que se promocionan de esta forma son viejos edificios (de piedra, restaurados o no,…) y otros, nuevas instalaciones asociadas a innovaciones arquitectónicas. Donde se juntan no solo amantes del vino y nobeles aprendices sino también, familias, parejas, empresarios y sibaritas. Nos encontramos tal variedad de público en busca de diferentes sensaciones y experiencias que van desde una visita guiada por las bodegas, cursos de catas, restaurantes habilitados en las propias bodegas o los tratamientos de belleza.

Esto último es lo que nos ocupa en este post, un tratamiento de belleza que cada vez más famosas como Madonna, Carolina de Mónaco, Catherine Zeta Jones son clientas más asiduas: la vinoterapia o también conocido como enoterapia.

Los orígenes de la vinoterapia

Este término nace de la fusión de las terapias alternativas y los beneficios del vino.

La vinoterapia es una técnica o tratamiento totalmente natural y saludable a partir del cual se utilizan uvas, ya sea la fruta en sí misma, sus pepitas o bien a través de chorros de vino. Todo ello se aplica en tratamientos como baños, mascarillas, envolturas, peeling, masajes…

La vinoterapia nace como tal en Francia en 1996, de la mano de dos vitivinicultores que, al descubrir el potencial de las uvas, crean la primera línea cosmética con más de 25 productos. Sin embargo, ya las romanas y, más tarde las mujeres medievales, conocían sus beneficios y se aplicaban mascarillas con uvas trituradas.

Estos tratamientos se han puesto tan de moda por los diferentes estudios científicos que nos han demostrado que las uvas tienen efectos beneficiosos para la piel además está comprobado que sus frutos encierran un potente antioxidante que previene el envejecimiento  de la misma y la protege de los radicales libres. En definitiva, estas terapias contribuyen no solo a rejuvenecer el aspecto cutáneo sino que además, reduce, tonifica y reafirma.

¿Qué tienen la uva y el vino que favorece tanto a la piel?

vioterapia1

El reserveratrol, ese es el componente mágico. No quiero aburriros hablando de compuestos químicos, lo que quiero es comentaros los beneficios de este tipo de tratamientos, solo deciros que es un compuesto de la familia de los polifenoles, presente en las uvas y en el vino tinto, que es un magnífico antioxidante. Es 50 veces más potente que la vitamina E y 30 veces más que la C, y las uvas lo fabrican para protegerse frente a las infecciones y los radicales libres.

Este compuesto, que está presente sobre todo en el hollejo y las pepitas de la uva, se encuentra también en otros frutos, como arándanos, cacahuetes y granadas. El resveratrol activa la producción de sirtuinas, llamadas las proteínas celulares de la longevidad.

Los polifenoles previenen el envejecimiento de la piel, la hidratan y la reafirman, estimulan la producción de colágeno, favorecen la microcirculación y tonifican los músculos.

Dicho así, se podría pensar que con tomar cada día una o dos copas de vino tinto (es el que más polifenoles contiene) o un buen racimo de uvas, podríamos ahorrarnos todas las cremas de belleza, pero por desgracia no es así. Según los investigadores, para que el resveratrol sea realmente efectivo tendríamos que consumir nada menos que unos 100 litros de vino al día…

Cosmética que se utiliza para estos tratamientos

Extracto de uva, por su acción antioxidante y anti radicales libres, es un ingrediente activo que se utiliza en vinoterapia para combatir los factores del envejecimiento prematuro de la piel.

Aceite de semilla de uva, tiene dos ácidos grasos que dotan a la piel de flexibilidad, ayudando a luchar contra la flacidez y proporcionando un aspecto más joven.

Extracto de vid roja se obtiene de las hojas de Vitis Vinifera, en las que encontramos los siguientes ingredientes activos:

  • Ácidos orgánicos: ácidos tartárico, málico, oxálico, fumárico, cítrico.
  • Ácidos fenólicos: ácidos hidroxibenzoico, p- fumárico.
  • Polifenoles.
  • Ácido cinámico y del ácido tartárico, carotenoides, proteinas, sales minerales y vitamina C, B y ácido fólico.

El extracto de vid roja es beneficioso para la circulación, es astringente, con lo que regula la secreción sebácea. Se utiliza como purificante y además tiene acción antioxidante con lo que puede utilizarse para combatir las arrugas.

¿En qué consiste un tratamiento de vinoterapia?

vinoterapia3

El vino y/o la uva se utilizan para tratamientos faciales y corporales, ya que hidrata en profundidad, tónica y reconstituye la piel haciendo que se mantenga suave y tersa. Precisamente son los polifenoles los encargados de contribuir a la juventud del organismo, manteniéndola y/o recuperándola. Existen diversas posibilidades de aplicación de esta técnica, en forma de baños, en forma de masajes, en píldoras, cremas o suplementos con extractos de uva, etc.

La vinoterapia emplea diferentes vinos y sus extractos, uvas trituradas y sus jugos, así como la harina, el salvado y el aceite comprimido en frío a partir de semillas de uva; este aceite es especialmente eficaz y valioso, pues en él residen los polifenoles. Para mejorar aún más la eficacia del tratamiento, a menudo se mezclan estas sustancias con agua termal, barro, manteca de leche de cabra, miel y variedad de aceites esenciales.

Los vinos más utilizados para realizar la vinoterapia son los tintos, entre los cuales se encuentran:

  • Merlot: especialmente indicados para eliminar las imperfecciones de la piel, remover las células muertas y rejuvenecer.
  • Chianti: por su agradable aroma y gran suavidad, son perfectos para dar masajes relajantes.
  • Lambrusco: ricos en minerales, ayudan a mantener la elasticidad y firmeza de la piel.
  • Rioja: por su frescura, aroma y composición equilibrada, son ideales para realizar distintos tratamientos de belleza y salud.
  • Cabernet Sauvignon: tienen propiedades tranquilizantes, ideales para masajes.

Un buen tratamiento de vinoterapia comienza con una exfoliación completa, para preparar la piel, eliminando células muertas y dilatando los poros para que puedan penetrar mejor los nutrientes durante su aplicación. Posteriormente, la persona se sumerge en una bañera llena de agua tibia y del licor que se escoja, durante 30 a 45 minutos de relajación y de confort.

El secreto de estos baños es la temperatura del agua, que hace que los poros se abran permitiendo que las sustancias activas del vino penetren en la piel. Lo ideal es realizarlos en cubas semejantes a los barriles de vino, para aumentar la sensación de bienestar.

Una vez culminado el tiempo, la persona se retira de la bañera y se ducha rápidamente con agua tibia, para eliminar los excesos y neutralizar el aroma. La experiencia terminará con un corto masaje corporal, con vino caliente y extractos de uva, para asegurar que las bondades del vino penetren en la piel.

Después de leer este post, ¿no te apetece probar un tratamiento de vinoterapia?




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>